¡NO TE RAYES!

¡Ser “irónicamente” correcto, es tan cansado!

Más bien, intentar ser sutil, sin herir sensibilidades, es una de esas tareas complicadas con las que lidiamos aquellos,  que queremos decir casi siempre lo que pensamos, con un toque irónico de humor.  A veces, lo conseguimos y otras no tanto.

“El Sarcasmo es la forma más baja de humor, pero la más alta expresión de ingenio”

OSCAR WILDE


El arte de la comunicación como muy bien dice la palabra, es un arte y no todos somos capaces de dominarlo. Difícilmente llegamos a entendernos aún hablando el mismo idioma. Hay que ver lo que podemos  llegar a maquinar en asuntos más  banales, pero en materia lingüística, suspendemos sin remedio. Es ahora más que nunca, cuando mostramos nuestra personalidad  a los demás a través de la escritura;  hablamos y hablamos escribiendo virtualmente, publicando lo que pensamos en cualquier red social a cada segundo del día o de la noche, nos comunicamos en formato chat sí o sí   y,  el sonido de llamada entrante del teléfono móvil  hasta nos sorprende en muchas ocasiones en las que no deseamos ser molestados y preferimos seguir escribiendo porque es ahí, dónde nos escondemos de la realidad ofreciendo nuestro yo más irreal,  siempre  y cuando prime la superficialidad  por encima de la verdad y de lo que queremos que el receptor conozca de nosotros. Nos agazapamos en el virtuosismo del anonimato a veces, sólo,  para no ser descubiertos del todo y mantener así, esa máscara de misterio,  anhelando nuevos retos que encajen con este gran  puzzle de la conexión.

¿Pero sabemos diferenciar el tono en la palabra escrita?. Rotundamente, no. Lógicamente, existen, por ende,  las dos formas de expresión: oral y escrita. Por tanto, ¡no vamos a descubrir ahora la cuadratura del círculo!. Cuando entran en acción los recovecos  en  las expresiones,  esas artimañas que le dan una nueva visión  a la palabra que ayudan a  disfrutar de una comunicación más fluida, más profunda y mucho más interesante, es cuando empezamos a conectar de verdad.

Sucede algo parecido a la acepción de diferentes palabras homófonas, que suenan igual pero se escriben diferente.  Cuestión que me viene como anillo al dedo, para ilustrar mi soliloquio de turno. No es lo mismo estar rayado que rallar a alguien,  aquí  en España o en algunos países de Sudamérica, -(aprovecho para saludar a muchos de mis seguidores al otro lado del charco: muchas gracias y espero que sigáis dándome tantas alegrías)-. En teoría hacer rayas, como las de un disco al engancharse, es lo que nos pasa cuando nos obsesionamos con algo o con alguien y es la cabeza la que no cesa de dar vueltas. Sin embargo, si queremos hablar descaradamente,  molestar o fastidiar, tendremos que usar el verbo RALLAR y a mí, lo que me mola es precisamente,  una de esas definiciones: hablar y escribir con descaro, con arrojo, con la picardía de un sarcasmo bien traído que haga revolver las situaciones más aburridas de la vida y generar mis propios “likes”: – no necesito miles ¿para qué,  sino son de verdad?, sólo quiero el tuyo, el de esa rebeldía que llevas impresa en tu frente y te hace sonreír al leerme, porque por fin, has conseguido encontrar lo que tanto tiempo andabas re-buscando:  la libre y absoluta fuerza visceral que lo arrasa todo, la interpretación correcta de tus ideas…


Dibujos, pitonisa, futuro, bola de cristal

Mi obtusa mente empieza entonces  a jugar, a divagar, a revolverse contra todo y CONTRA TODOS – (como diría mi querido Robe)-, a crear dardos verbales demenciales,  cargados de pólvora sarcástica, que tal vez,  por suerte al dispararse, consigan acertar  en el centro de la diana del más mordaz de los ingenios. Esa es al menos la idea, probar fortuna con la bola mágica del cerebro más audaz, a ver si acaso, establecemos  conexión  o conseguimos hallar algún tipo de indicio de vida humana, en este planeta aún por explorar y explotar que sé que existe,  aunque esté a años de luz del paralelo lunar.

¡Tú decides, si prosigues con esta nueva interpretación espacial o lo dejamos, otra vez,  en  manos del esoterismo y no de la creatividad!.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.